Indira y Lochi: Una pareja que no siempre fue bien vista

Lochi Yu nació en Taiwán pero cuando tenía un año su mamá se lo trajo a a vivir a Costa Rica. Se crió en Montes de Oca y estudió medicina e ingeniería eléctrica en la UCR, donde conoció a Indira, una palmareña que hoy es su esposa.

Lochi recuerda con dolor su infancia. Por ser visiblemente chino, fue víctima de matonerías y burlas en la escuela, y nunca sintió que perteneciera a la sociedad. “Todo el mundo me decía ‘chino, chino, chino’. Toda mi infancia censuré mucho la decisión de venir acá, lamentaba haberme criado aquí porque me sentía muy diferente”.

Cuando Indira y Lochi empezaron su noviazgo, sus familias no se lo tomaron bien. La de ella, por cuestiones religiosas y la mamá de él, porque esperaba que se hiciera de una novia también china. Tras nueve años de noviazgo, sus familias se acostumbraron, les aceptaron y celebraron con ellos el día de su boda.

En la actualidad, la mayoría de la gente considera que los matrimonios interraciales son normales, “pero lo que es aceptado ahora, antes era prohibido”, recuerda Lochi y afirma que por eso, como pareja y desde su diferencia, alzan su voz para decir “Sí, Acepto” el matrimonio entre personas del mismo sexo. “ El ser heterosexual por sí mismo no nos dio de una vez permiso para que todo el mundo nos aceptara”, dice Indira, psicóloga de profesión.

“Yo quiero para mis hijos y mis pacientes un mundo más libre, más abierto, más placentero. Que todos se sientan felices de ser lo que quieren ser, quiero que los papás y mamás acepten a sus hijos como son, que se puedan expresar dentro de su mismo hogar y ser aceptados por sus familias amorosamente”, comenta.

Su esposo asegura que como alguien que vivió discriminación, desearía que las personas sexualmente diversas “no tuvieran que gastar energías pensando en este tema, como si no existieran ya suficientes rollos en la vida…”

Criados ambos en familias conservadoras, Indira y Lochi aseguran que el matrimonio es un espacio de respeto hacia la otra persona, de profundo amor, compañerismo, complicidad para enfrentar situaciones y hacer proyectos, amistad y esfuerzo para criar una familia. En ese sentido, afirman que su experiencia personal, así como su profundo amor por personas conocidas que han sufrido maltrato en virtud de su orientación sexual , les ha hecho entender la importancia del matrimonio para todas las parejas que desean reafirmar su compromiso de esa manera

“Al principio ella no quería casarse, pero yo quería compartir nuestro amor con la sociedad, queríamos estar juntos y celebrarlo. Poder celebrarlo fue muy bonito, fue una fiesta, un lugar para compartir con nuestra gente esta nueva etapa que era vivir juntos”, cuenta Lochi mientras afirma que desea que las personas que conforman una pareja del mismo sexo puedan tener la misma experiencia.

En la actualidad Indira y Lochi están criando a sus tres hijos: Naomi, Liam, May y esperan que la entrada en vigencia del matrimonio civil igualitario sirva para que muchas parejas puedan celebrar su amor, incluso desde la diferencia, como ellos lo han hecho. “Yo creo que debió haber ocurrido antes, pero a veces la ley cambia para que la sociedad cambie y a veces la sociedad cambia y luego cambia la ley. Por dicha, al fin, se tomó esta decisión”, finalizó Lochi.